BIENVENIDOS



¡WELCOME! Y MIL GRACIAS POR HACERME UNA VISITA EN ESTE LADO DE LA REALIDAD

YA SABEIS QUE TODOS LOS DIAS OS NARRO PUNTUALMENTE TODAS MIS PENAS.
Y SI. YA SE QUE A MI COSTA OS PARTIS DE LA RISA

ASI QUE, BIENVENIDOS A VUESTRA CASA..¡PASEN Y LEAN!

(Y PARA LOS MAS CURIOSOS AQUI, EN ESTAS PESTAÑAS DE ABAJO, ESTAN ENLAZADOS TODOS LOS POST ... NO VALE REIRSE...)
Mostrando entradas con la etiqueta SOBRE MI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SOBRE MI. Mostrar todas las entradas

domingo, 16 de julio de 2017

PF.182. MÁTAME CAMION


Hoy, en cosas que nunca debieran haber sucedido....
Un hombre, una mujer, y un jodido viaje a Upsala.
¿Que donde queda Upsala?
Pues eso mismo, mis queridos coleguitas, palabra por palabra fue lo que  pregunté yo.
.
¿Y alguien quiso responderme?
¿Y alguien me indicó que quedaba en algún lugar entre Suecia y el Ártico?
¿Y alguien me dijo que allí la ropa térmica es un básico y un "must" hasta en lo más "tórrido" del verano?
¿Y alguien me indicó que "tórrido" en Upsala, apenas subía de los cinco grados?
¿Y alguien me dijo algo que no fuese "Haz la maleta, llévate el portátil, y por el Amor de Dios  procura estar formalita y quieta"?...
¡Pues no! Ni media palabra. Ni una referencia siquiera. 
Y si a mi nadie me dice nada, pues yo tampoco comento ni mu.
.
¿Y acaso tengo yo la culpa de ser una mujer a una wikipedia pegada?
¿Y acaso tengo yo la culpa de tener una eficaz tía, (tía Bego), que consigue ropa térmica de ultima tendencia hasta en el punto más álgido de temperatura en medio de una ola de calor?
¿Y acaso tengo yo la culpa de llevar una organizada maleta en alegres tonos combinados que van desde el rosa claro al favorecedor magenta?
¿Y acaso tengo yo la culpa de no medir un metro noventa y no estar completamente musculada?
¿Y acaso tengo yo la culpa de que los calcetines de hilo inglés, los trajes de dos piezas de cachemir, y las favorecedoras corbatas italianas de seda, te pongan la piel de pollo si no los cubres con un adecuado plumífero que te cubra desde el talón al pelo del flequillo, en vez de una liviana gabardina de ultima tendencia?
¡Pues no!
Y si no te has traído ropa, y yo te ofrezco un forro polar rosa palo que, cierto es, que no te cubre ni medio brazo, yo no es que  lo haga por jorobar... Y si. Si se me escapa una risita, así como quien no quiere la cosa, porque ver a un tipo de metro noventa furibundo, peleando con una chaqueta, pues que quieres que te diga, su gracia me hace, oye...
Pero hombre, tampoco es para que me declares la guerra...
Porque si tu quieres guerra, amigo mio, yo te doy dos tazas...
.
FS: ¡¿Y tu de que te ríes?!- el cabreo, la frustración, y el culo congelado después de pasarnos cinco horas cogiendo taxis de una punta a otra de la ciudad, junto con que el negocio no le haya salido tan bien como hubiese querido, no suavizan precisamente el carácter de Furioso, mientras yo trato de no explotar en una carcajada.
YO. ¿Yo?- abro mucho los ojos y trato de no mirar su lucha desesperada con el forro polar de marras- Yo, de nada...
FS: De nada ¿eh?- barrunta indignado- ¡Contigo siempre pasa lo mismo!
YO: ¿Eh?- estoy sorprendida- Lo mismo, ¿de que?- me incorporo de la silla y lo interrogo con la mirada mientras el tira el forro polar al suelo, comienza a desabotonarse la camisa y de un tirón se arranca la corbata
FS: ¡Pues eso!- avanza a zancadas hasta el baño- Contigo siempre es lo mismo...-sisea mientras abre el grifo de la ducha y vuelve a salir del baño- ¡Lo mismo!- me señala-  Te pregunto y nunca eres sincera con lo que pasa.
YO: Ah...-suspiro- ¿Y esto es porque antes no te he dicho que me parecías gracioso peleando con una chaqueta minúscula para tu tamaño, o abarcamos un tema más amplio?- el resopla poniendo los ojos en blanco y se mete de nuevo en el baño
FS: Dímelo tu, Pérfida...- gruñe y sale de nuevo esta vez con la espuma de afeitar en mitad de la cara- Tu que parece que tienes respuestas para todo menos para lo que de verdad importa.
YO: ¿En serio?- me noto tan calmada como una balsa de aceite, pero noto como un burbujeo de que comienza a calentarse poquito a poco- ¿De verdad quieres que hablemos?- me sostiene la mirada y asiente- Porque si tu quieres hablamos...- el aceite comienza a quemarme por dentro- pero hablamos de todo: de lo tuyo, de lo mio...Si quieres podemos hacer un repaso completo- me mira muy receloso- ¡Yo no tengo ningún problema!
FS: ¡Pues yo tampoco lo tengo!- me gruñe y se seca la espuma de afeitar con una toalla mientras se acerca
YO: ¿Estas seguro?- parpadea y me mira asombrado
FS. Seguro ¿de que?- me mira airado- ¿Seguro de querer saber?¿Seguro de querer revolver? ¿Seguro de aclarar porque pasaron las cosas que pasaron?¿Seguro de querer averiguar porque me hiciste sentir como un imbécil?
YO: ¡¿Que yo te hice sentir como un imbécil a ti?!- estoy segura de que se me van a salir los ojos de las órbitas- ¡¿YO A TI ?!
FS: ¡SI!- brama - ¡TU!
YO: ¡¡¿Pero si fuiste tu quien te fuiste a Miami sin ni siquiera despedirte?!!!- me mira pálido como la pared que tiene detrás
FS: ¡¡No puedo creer que me digas eso!!- levanta las palmas de las manos y se aleja dos pasos hacia atrás y eso me sienta como una bofetada.
YO: ¡Lo que no me puedo creer yo, es que seas capaz de negarlo!- me dejo caer sentada en la cama porque las piernas no me sostienen.- ¡Te fuiste!- no voy a llorar- ¡Me dejaste!.-no voy a llorar- ¡Estaba en un hospital y no volviste a llamarme siquiera!...
FS: ¡¡ME DIJISTE QUE NO!!- brama y me deja perpleja- ¡TU! -me señala congestionado- ¡¡TU!!- me señala y le tiembla la mano mientras un puño de angustia me deja sin aire- ¡¡ ME DIJISTE QUE NO QUERÍAS CASARTE CONMIGO!! ("Pa los nuevos leed: SI YA...POBRE TIO...)- deja caer la espalda contra la pared y se desliza hasta la moqueta- Me dijiste que no...-suspira y comienza a atarse el cordón de los zapatos- me dijiste que no...-repite como un salmo- que eras muy joven , o...¡yo que se!...-se desata el zapato y comienza a atárselo otra vez- y yo...bueno yo no me lo creía, yo...- se desata otra vez el zapato y yo estoy paralizada- ...cogiste el coche y saliste como una bala y...-no me mira y vuelve a atarse el zapato mientras me ahogo en pura rabia.
YO: ¡Y tuve un accidente en el que casi me mato!- siseo- Y cuando me desperté...- todo lo que sentí en aquel momento regresa como si estuviese de nuevo pasando en ese mismo instante-...tu... -lo señalo-...no estabas...-durante varios minutos no decimos nada porque no hay nada que decir. Después el se levanta y se pone la chaqueta despacio mientras me mira con tristeza y suspira - Se acabaron las tablas ¿no? ("Pa los nuevos leed: 21..THE FINAL COUNTDOWN)- yo asiento tratando de contener las lágrimas y el se acerca a la puerta- Bien- se pone despacio la gabardina y toma aire-  Pues entonces, si no te importa, saldré a dar una vuelta... - me mira antes de llegar a la puerta- Y si no te veo antes de que cojas tu vuelo, espero que tengas un buen viaje de regreso a España...
...
...
...
¡Mátame camión!
¡¡¡SI ES QUE HAY QUE JODERSE!!!



(Publicada el 22/07/2013)

martes, 14 de febrero de 2017

PF.030. ERASE UNA VEZ.....


..... un mozo alto, desgarbado, con pinta de pillo y no más de veinte años, aprendiz de cocinero y músico nocturno en sótanos llenos de humo de tabaco. Era trasnochador, fumador empedernido,mujeriego impenitente y adorador de discos de extraperlo comprados en el mercado negro de musica "infame", que conocemos por jazz en los mundos actuales.
.
Tenía tanta gana de aventura que se enroló como cocinero en un buque mercante,y el día que iba con el petate rumbo a su nueva vida, se cruzó con una muchacha, casi una cria, cargada de paquetes y acompañada de dos amigas, y quedó tan absolutamente prendado que tuvo el atrevimiento de pararla y decirle:
.
- Buenos días señorita, perdone que la moleste, no soy más que un marinero pero si me da usted sus señas le escribire una carta cada día de mi vida.
A lo que ella tras mirarlo detenidamente de arriba a abajo contestó
-Apártese usted Canalla, que llevamos mucha prisa...
Y el le gruñó
- Mira que eres bien Pérfida y solo eres una cría..
.
Se fulminaron con la mirada y los dos creyeron que no volverian a verse en el resto de su vida.
.
El mozo estuvo embarcado dando tumbos por el mundo casi cuatro años. Conoció Sudamérica, Australia, las Indias Occidentales y parte de Africa. Hasta que la inquietud se le murió y decidió regresar a casa. Sus padres eran mayores y sus hermanos tenían otras vidas así que se puso al frente de la vieja fonda que tenían.
.
Y un día de verano, casi entre noche y día, entró la niña-Pérfida convertida en una mujer de bandera, del brazo de un hombre pálido y engominado, funcionario del estado, que la presentó como su novia y la agasajó con comida y muchos halagos.
Pero la niña-Pérfida no los oía, porque miraba a escondidas al Canalla, que entreveía en la cocina, trasteando con la comida y gritándole a los mozos que los sirvieran.
.
Durante toda la cena estuvo la niña-Pérfida pensando en como haría para llamar la atención de su Canalla, y si la recordaría, o si la reconocería, y si sería capaz de decirle que aún se acordaba de aquel día, de verlo con el petate al hombro y toda su golfería.
Cuando al fin terminaron de cenar, y el flaco la agarró del brazo, sintió la niña-Pérfida que por dentro moría de pena, y cuando subió al seiscientos y se fueron alejando, le saltaron las lágrimas de rabia, tantas, que asustó a aquel funcionario del estado.
.
No pudo pegar ojo, y al día siguiente, se levantó molida e hinchada, incapaz de disimular su disgusto. Se arregló de mala gana y acompañó a su madre a la iglesia, y después al mercado, recogió a sus hermanos de la escuela y a la hora de comer no probó bocado. No pudo coser, no pudo ayudar a su hermana con el latín ni con la dichosa vida de Juana de Arco. Y así estaba, como ida, cuando regresó su padre del trabajo, y detrás de él, vestido como un pincel, venía el Canalla, con flores para su madre y caramelos para sus hermanos. Y ella no pudo ni contenerse, tanta rabia le dio que la hubiese hecho sufrir tanto, que se levantó airada, atravesó la sala y para asombro de toda su familia le plantó un sonoro tortazo.

-¡¡Bien Canalla eres si sabias que ibas a venir y ni una palabra me dijiste ayer!!
- Ay Pérfida - se frotaba la mejilla - Te quiero tanto....
Y seis meses después.... se casaron.
.
Tuvieron un niño, "de la misma piel del Diablo", y nunca tuvieron dudas de a quien se parecía, y si las tenían, las despejó al hacerles abuelos antes de los catorce años.
- Es Canalla - dijo la madre, y el padre no pudo negarlo.

Pero su nieta los tenía absolutamente despistados
- ¿A quien se parece?- preguntaba la gente.
- No lo sabemos - contestaban preocupados.

Hasta que el primer día de colegio, cuando aún no se atrevían a irse de la valla del patio, vieron como la sacaban con los otros niños al recreo. Su nieta iba de la mano de un crío que llevaba un balón nuevo debajo del brazo. En cuanto la profesora se dio la vuelta se lo arrebató de un zarpazo.
-Es igual que tú Pérfida- sonrió el abuelo
- No se - dudo ella señalando el patio
El niño "desbalonado" comenzó a llorar a grito pelado llamando la atención de la maestra, y la cría a la velocidad del rayo le dio el balón a otro inocente crió que se tragó todo el broncazo.
- También es bastante Canalla - admitieron mirando como la niña se iba tan ancha al otro extremo del patio.

Y asi fue como hubo una niña bautizada como "La Pérfida Canalla" con solo cuatro años.
.
¡Y colorin colorado este cuento se ha acabado!



(Publicado el 01/07/2010)

martes, 17 de enero de 2017

PF.002. PERO...¡¿QUE HAGO YO AQUI?!


A ver...yo era una persona normal, en un mundo normal, con mis particularidades como todo quisque, lease trabajo un poco extraño, parentela un tanto disfuncional, amigos/as bastante cañeros y un estilo de vida un tanto "a mi bola". Y de repente un día, así, por arte de birlibirloque, me encuentro viviendo en la madre de todos los pisos, en un edificio que no se muy bien si me da dentera o escalofríos, en el barrio más pijo de la ciudad, a cargo de tres troncos del brasil, dos ficus, seis orquideas de diferentes tonos y un acuario en el que podría nadar un adulto con total libertad.

Esto, como casi todas las cosas extrañas que ocurren en mi vida, debo agradecérselo a mi tia Bego. Mi tía, caucásica, metro cincuenta, cincuenta y ocho kilos, (ni loca lo reconoceria), rinoplastia, aumento de mamas, lifting facial, botox en todos sus poros, llegó al culmen de su relización personal y profesional con solo diecinueve añitos. Hito denominado por toda la familia sin excepción como "el gran braguetazo". Se casó con el tío Julian, hombre de grandes virtudes y aun mayor cash.

Desde entonces su vida discurre en un sinfin de actividades tales como almorzar con amigas, organizar algun brunch, asistir a alguna merienda beneficia, jugar al paddel, hacer pilates, ir a pasarelas, asistir a cocteles y verbenas y pasear en barco cada vez que hay agua cerca, en fin un estrés, pero en medio del mismo siempre se acuerda de recomendar algún pariente proscrito para algún trabajo sencillo y de confianza.
A mi me recomendó para cuidar un piso.
Y todos podriais pensar ¡¿y de que te quejas?! ¡¡pedazo chollo!!!

Pues no.
Vosotros NO conocéis este percal.
.
He de decir que me hicieron unas pruebas de acceso que ni para ingresar en la NASA. Psicotécnico, cultura general, test tecnológico, pruebas de sangre y orina, y un test oftalmológico en el que averigüe que tengo vista cansada. Una vez superada esa primera fase inicial, tuve que hacer una entrevista personal, en donde no solo tuve que hacer una exposición sobre ictiologia (¿y eso que es? pensé la primera vez que me lo nombraron antes de pasarme un taco de apuntes que tuve que chapar), el estudio de los peces, si no también sobre mis conocimientos sobre cuidado y mantenimiento de plantas del interior.

Al final me han debido coger porque me observaron dar de comer a los peces y decidieron que no parecía que fuera a matarlos. También porque me había recomendado mi tía Bego, que les garantizó que a pesar de mi pinta,( yo creo que voy bien pero ella por supuesto disiente), era una persona responsable y que, como además, trabajo desde casa el piso iba a estar casi siempre ocupado.

Los dueños, mis jefes, que son modernos, cools, y algo gilipollas, se van un año a Australia, a vivir como granjeros en un rancho aislado en mitad de ninguna parte, para recuperar la llama de su relación y porque están podridos de pasta.

Mi trabajo consiste en regar las plantas, (como lo leéis), dar de comer al pescado y no llevar a nadie a casa. Otras singularidades son:

  • memorizar el código de seguridad que me mandan todos los días desde el Japón o sabe Dios desde donde.
  • avisar a cada uno de los millones de asistentes técnicos de los trillones de eléctrodomésticos que hay en la casa si hay alguna señal de avería.
  • enviarles un correo diario contandoles las novedades de la pecera (¿?)
  • abrirle la puerta a Nati Abascal, (en realidad se llama Petra, ella dice que es el ama de llaves pero como yo le abro la puerta a sus espaldas la he bautizado con ese nombre), pero viste, habla y se mueve como si su primogénito fuese el mismisimo Duque de Feria.
  • rezar mucho mucho mucho.....para no matar ningún pescado.
Y si queréis acompañarme y ver como me va en esta aventura intentaré postearlo y contaros todo lo que me pase dentro de este antro.
...
...
...
Si es que hay que joderse...


(Publicada el 02/03/2010)