BIENVENIDOS


Si estas aquí leyendo esto, te doy la más calurosa bienvenida y te agradezco tu tiempo por hacerme una visita a ESTE LADO DE LA REALIDAD.

Y SI.
YO SOY PERFIDA, LA DE LA FAMILIA CANALLA DE TODA LA VIDA. VAMOS, LA DE VERDAD.

La misma que se despertó un día y, espantada, comprobó que su dominio de toda la vida había pasado a ser una histriónica página de organización de bodas chinas.
¿Castigo que merezco? No lo sé. Pero hasta que este lío no se resuelva vamos a tener que conformarnos con este sitio: www.perfidacanalla.com (olvidaros del la).
Eso sí, mientras continúan mis batallas contra el Imperio Chino de la Tarta Nupcial y salga victoriosa, tengo un plan: ¿os apetece que os cuelgue diariamente mis trepidantes aventuras desde el principio?

Risas, eso sí, puedo prometer que habrá unas cuantas.

Páginas

martes, 17 de enero de 2017

PF.002. PERO...¡¿QUE HAGO YO AQUI?!


A ver...yo era una persona normal, en un mundo normal, con mis particularidades como todo quisque, lease trabajo un poco extraño, parentela un tanto disfuncional, amigos/as bastante cañeros y un estilo de vida un tanto "a mi bola". Y de repente un día, así, por arte de birlibirloque, me encuentro viviendo en la madre de todos los pisos, en un edificio que no se muy bien si me da dentera o escalofríos, en el barrio más pijo de la ciudad, a cargo de tres troncos del brasil, dos ficus, seis orquideas de diferentes tonos y un acuario en el que podría nadar un adulto con total libertad.

Esto, como casi todas las cosas extrañas que ocurren en mi vida, debo agradecérselo a mi tia Bego. Mi tía, caucásica, metro cincuenta, cincuenta y ocho kilos, (ni loca lo reconoceria), rinoplastia, aumento de mamas, lifting facial, botox en todos sus poros, llegó al culmen de su relización personal y profesional con solo diecinueve añitos. Hito denominado por toda la familia sin excepción como "el gran braguetazo". Se casó con el tío Julian, hombre de grandes virtudes y aun mayor cash.

Desde entonces su vida discurre en un sinfin de actividades tales como almorzar con amigas, organizar algun brunch, asistir a alguna merienda beneficia, jugar al paddel, hacer pilates, ir a pasarelas, asistir a cocteles y verbenas y pasear en barco cada vez que hay agua cerca, en fin un estrés, pero en medio del mismo siempre se acuerda de recomendar algún pariente proscrito para algún trabajo sencillo y de confianza.
A mi me recomendó para cuidar un piso.
Y todos podriais pensar ¡¿y de que te quejas?! ¡¡pedazo chollo!!!

Pues no.
Vosotros NO conocéis este percal.
.
He de decir que me hicieron unas pruebas de acceso que ni para ingresar en la NASA. Psicotécnico, cultura general, test tecnológico, pruebas de sangre y orina, y un test oftalmológico en el que averigüe que tengo vista cansada. Una vez superada esa primera fase inicial, tuve que hacer una entrevista personal, en donde no solo tuve que hacer una exposición sobre ictiologia (¿y eso que es? pensé la primera vez que me lo nombraron antes de pasarme un taco de apuntes que tuve que chapar), el estudio de los peces, si no también sobre mis conocimientos sobre cuidado y mantenimiento de plantas del interior.

Al final me han debido coger porque me observaron dar de comer a los peces y decidieron que no parecía que fuera a matarlos. También porque me había recomendado mi tía Bego, que les garantizó que a pesar de mi pinta,( yo creo que voy bien pero ella por supuesto disiente), era una persona responsable y que, como además, trabajo desde casa el piso iba a estar casi siempre ocupado.

Los dueños, mis jefes, que son modernos, cools, y algo gilipollas, se van un año a Australia, a vivir como granjeros en un rancho aislado en mitad de ninguna parte, para recuperar la llama de su relación y porque están podridos de pasta.

Mi trabajo consiste en regar las plantas, (como lo leéis), dar de comer al pescado y no llevar a nadie a casa. Otras singularidades son:

  • memorizar el código de seguridad que me mandan todos los días desde el Japón o sabe Dios desde donde.
  • avisar a cada uno de los millones de asistentes técnicos de los trillones de eléctrodomésticos que hay en la casa si hay alguna señal de avería.
  • enviarles un correo diario contandoles las novedades de la pecera (¿?)
  • abrirle la puerta a Nati Abascal, (en realidad se llama Petra, ella dice que es el ama de llaves pero como yo le abro la puerta a sus espaldas la he bautizado con ese nombre), pero viste, habla y se mueve como si su primogénito fuese el mismisimo Duque de Feria.
  • rezar mucho mucho mucho.....para no matar ningún pescado.
Y si queréis acompañarme y ver como me va en esta aventura intentaré postearlo y contaros todo lo que me pase dentro de este antro.
...
...
...
Si es que hay que joderse...


(Publicada el 02/03/2010)